Es un método de abordaje de las dificultades y los problemas por los que pasamos las personas en determinados momentos de la vida.
Utiliza conocimientos y técnicas psicológicas para ayudar a las personas a mejorar su calidad de vida, a cambiar lo que se puede cambiar y a aceptar lo que no se puede.
El objetivo de la psicoterapia es que la persona que acude a consulta aumente su capacidad para resolver sus problemas y para satisfacer sus necesidades, facilitando una buena relación consigo misma, con los demás y con el entorno.
Son muchos y variados los problemas y dificultades que se pueden llevar a una consulta de psicoterapia: depresión, estados de ansiedad, problemas de pareja o de relación con otros, baja autoestima, fobias, adicción a algún tipo de sustancia o comportamiento, crisis vitales, pérdidas afectivas, procesos de cambio, son algunos de los más característicos.
Pero además: cualquier tema que aborde la relación humana, la expresión de uno mismo en la vida, el sentido que se le quiere dar a ésta, son asuntos que también se pueden tratar en el espacio de una psicoterapia.
Así pues, la psicoterapia está dirigida a toda persona que sienta que los acontecimientos actuales de su vida, le están desbordando o no le satisfacen suficientemente y quiera mejorar.