“Voy a bloquearme, voy a perder el control…”

“Me ahogo, me falta el aire, me va a dar un infarto…”

Preocupación constante y persistente y anticipatoria, con inquietud, tensión muscular, cansancio, irritabilidad, problemas para concentrarse y problemas de sueño.

Síntomas:

Incapacidad para relajarse. La persona se siente tensa, asustada, se sobresalta por cualquier cosa, se siente inestable y débil.

Síntomas físicos de ansiedad, como manos sudorosas, palpitaciones, sensación de falta de aire, deseo urgente de orinar, náuseas, diarrea, o sensación de mareo o de estar a punto de desmayarse.