Cuando pensamos en Drogodependencia, hay un prejuicio muy extendido de “gente marginal” y con problemas conductuales, pero el concepto se extiende a todo tipo de sustancias  adictivas y a la necesidad  de consumirlas  a pesar de las consecuencias.

Se puede padecer adicción a la cocaina, cannabis, tranquilizantes, anfetaminas, heroína, tabaco y muchas más.

Casi siempre va unido al uso  de alcohol, lo que genera un problema mayor, dado que se niega la gravedad  de ello.

Dependiendo el tipo de sustancia, hay diferentes problemas asociados, desde problemas legales, familiares, laborales.

Lo más dificil y necesario, es que el dependiente pueda reconocer cuanto antes la gravedad del problema para evitar que el deterioro vaya a más.

Los síntomas son:  Inestabilidad emocional,  agresividad, incomunicación, conductas  desviadas , bajo rendimiento laboral, cada vez se entra en un círculo del que no se sabe como salir.

Poder pedir ayuda, es el paso más importante y díficil, pero necesario, para poder cambiar.