Dentro de esta categoria, y no menos graves se encuentra todas las adicciones en que no esté implicada una sustancia tóxica como eje principal.

 

  • Adicción al Sexo:   La persona mantiene relaciones sexuales con diferentes personas con una frecuencia que va en detrimento de su vida personal y laboral.

Se convierte en una conducta compulsiva, en la que se busca un placer inmediato que luego ocasiona un vacio emocional  y la necesidad  de tener que seguir llenandolo a pesar de todo.

  • Compra  Compulsiva:   Funciona muy parecida a la conducta sexual, solo que en este caso la excitación, está en la conducta de “compra” de cualquier objeto, ropa, etc… sin tener que necesitarlo, por el hecho compulsivo de obtenerlo y una vez hecho, se pierde el interés.

Esta adicción, llega a ocasionar graves problemas económicos a la familia y la ocultación de ello.

 

  • Ciberadicción: Se ha convertido sin duda en uno de los problemas actuales más comunes y graves de nuestra sociedad.

En esta categoría, incluiriamos, adicción a juegos on-line, cyber-sexo, y a la exposición excesiva frente a todo tipo de pantallas ( movil, tablets, ordenadores…)

La persona, ocupa una cantidad de horas  frente al ordenador, que va en detrimento de una estructura horaria saludable, presenta aislamiento familiar, cambios de humor o irritación si no está conectado, y se niega a hacer cualquier otra actividad lúdica alternativa.