En la actualidad se acepta como adicción, cualquier actividad que el individuo no sea capaz de controlar, que lo lleve a conductas compulsivas y destructivas y perjudique su calidad de vida, como por ejemplo puede existir, adicción al sexo, al juego (ludopatía), a la pornografía, a la televisión, a las nuevas tecnologías (tecnofilia), entre muchas más…

Existen adicciones tanto a sustancias químicas y/o vegetales, así como a actividades y hasta a ciertas relaciones interpersonales.

SUSTANCIAS
Consiste en la necesidad, ya sea física o psicológica, de continuar consumiendo una determinada sustancia.

ALCOHOL
Produce una dependencia física tan importante que el organismo no es capaz de vivir sin el alcohol, siendo una forma de adicción de las más habituales y peligrosas.

Provoca graves consecuencias tanto a nivel físico y psíquico así como problemas familiares y laborales.

COCAINA
La cocaína es una droga muy potente para el cerebro. Al inicio del consumo, el paciente consume de una manera “recreativa” pero al cabo de un tiempo empieza la dependencia. El adicto no se divierte si no hay consumo.

El proceso se va agravando y cada vez necesita más y más. En muchos casos el paciente empieza a consumir en solitario, en casa, el coche u otro tipo de locales. En ese momento, podríamos decir que necesita de dicha droga para “vivir”. Y esta necesidad de consumir pasa por encima de cualquier consideración personal, laboral o familiar.

CANNABIS
Sigue siendo la droga ilegal más consumida en España y en el conjunto de los países de la Unión Europea.

Tiene un alto poder adictivo. Su consumo provoca la alteración de procesos cerebrales como bien lo hacen otras sustancias como la cocaína o el alcohol.

Cuando el consumo es semanal, y más aún, si es diario, podemos hablar claramente de enfermedad por adicción al cannabis.

DROGAS DE SÍNTESIS
El término droga de síntesis se refiere a un conjunto de sustancias psicoestimulantes, en su mayoría derivadas de anfetaminas. Las drogas de síntesis se presentan habitualmente en forma de comprimidos con colores, imágenes o logotipos llamativos y se las denomina vulgarmente "pastillas".

Las pastillas se consumen mayoritariamente los fines de semana en ambientes festivos y en compañía de amigos. Lo más frecuente es tomar una o más pastillas por noche, hasta el punto que un 25% de los usuarios toman más de 4 pastillas, pudiendo simultanearlas con cannabis, alcohol y tabaco.

Menos frecuentemente se asocian a cocaína, otras anfetaminas y algo menos a alucinógenos. Esto supone un gran riesgo sanitario que, en muchas ocasiones, es desconocido para los jóvenes.

CONDUCTUALES
Las adicciones conductuales son “adicciones sin sustancia”. Nos referimos por tanto a problemas como la ludopatía, la adicción al sexo, a los móviles o a internet.

Así mismo, pueden presentarse iguales síntomas en la adicción al acohol y a la cocaína, entre otras sustancias, como en la adicción a la comida y al juego.

LUDOPATÍA
Es el hecho de ser incapaz de resistir los impulsos a jugar, lo cual puede llevar a graves consecuencias personales o sociales.

En las personas que desarrollan ludopatía, el juego ocasional lleva al juego habitual. Las situaciones estresantes pueden empeorar los problemas del juego.

Aunque no necesariamente aquella persona con un diagnóstico de ludopatía acude diariamente y a toda sala de juego que encuentra a su paso, sino más bien por lo general fija su atención en una o dos y puede acudir solo fines de semana, veces por semana, veces al mes.

COMPRA COMPULSIVA
Consumidores desbocados o compradores compulsivos son capaces de dilapidar más de lo que tienen y poner en peligro su trabajo y familia para satisfacer su ansia de comprar sin parar.

La excitación es comparable a otras situaciones como la sexual, el juego, la droga etc. Al igual que estas se apaga pronto a menudo antes de llegar a casa con las compras. Por eso, lo de menos es lo que se haya comprado, normalmente cosas inútiles o repetidas: media docena de camisas iguales de distinto color o una docena de zapatos que nunca se llegarán a usar.

ADICCIÓN AL SEXO
La adicción al sexo o sexo compulsivo se refiere a un conjunto de conductas con formato repetido y de carácter compulsivo dirigidas a mantener relaciones sexuales, habitualmente con diferentes parejas, con el fin de satisfacer un intenso y frecuente deseo sexual. Se calcula que un 6% de la población puede sufrir este trastorno.

Cuando el deseo de mantener relaciones sexuales es demasiado frecuente y la búsqueda de su satisfacción ocupa gran parte del día a día, o interfiere de forma significativa trayendo consigo consecuencias negativas, es muy probable que hablemos de adicción al sexo.

CIBERADICCIÓN
El trastorno de adicción a Internet o Ciberadicción se está convirtiendo en un problema serio de salud mental en todo el mundo.

Podría decirse que se trata de un uso excesivo, problemático y/o patológico de Internet, a través de diversos dispositivos (ordenadores, teléfonos, tabletas, etc.) y que interfiere con la vida diaria.

La Ciberadicción es una categoría que agrupa a una serie de desórdenes relacionados, como son:

Compulsión por actividades en-línea

Adicción al ordenador

Adicción al cyber-sexo

Adicción a los cyber-romances